jueves, 6 de marzo de 2014

Pepsi contra Coca-Cola



Batalla total en el sector de los refrescos. Los problemas que está sufriendo Coca-Cola como consecuencia de la regulación de empleo para cerrar cuatro de sus fábricas en España Fuenlabrada, Oviedo, Alicante y Palma de Mallorca- no han dejado indiferente a Pepsi.

Además de beneficiarse ya de forma indirecta de las campañas puestas en marcha por los trabajadores del embotellador de Coca-Cola en contra del consumo de sus propios productos, Pepsi ha iniciado una bajada generalizada de sus precios, tanto en hostelería como en distribución. Aunque la fijación del precio final es potestad exclusiva del distribuidor o el hostelero, las compañías establecen un precio de venta recomendado por el fabricante y negocian además el coste al que venden sus productos.

Oficialmente, las dos empresas niegan una guerra comercial, pero distintos directivos del sector lo han confirmado.

"Los precios del año ya están pactados, pero se están haciendo nuevas campañas comerciales, tanto por un lado como por el otro "

El objetivo de Pepsi es ganar cuota en un mercado en el que la empresa que preside en España Marcos de Quinto ejerce un liderazgo absoluto.