viernes, 4 de noviembre de 2016

Un purificador de aire gigante limpiará Pekín



El artista y diseñador holandés Daan Roosegaarde ha creado una torre de más de siete metros de altura que aspira las partículas contaminantes de exterior y libera un aire un 75% más limpio a su alrededor.

Se trata del purificador más grande del mundo. Esta torre se ha instalado en Pekín a principios de octubre, debido a la gran contaminación que existe en ella.

Esta torre no tiene filtros y funciona mediante un sistema de ventilación en la parte superior, que aspira el aire, luego lo almacena en una cámara donde se cargan las partículas para que se peguen en los depósitos, y luego libera el aire limpio por la parte inferior. Los residuos terminan convirtiéndose en joyas. Ahora están haciendo un estudio para una nueva versión de este purificador y que funcionara con paneles solares. Este proyecto no es la solución definitiva al problema de la contaminación, pero sí un punto de partida para concienciar, sobre todo, a las autoridades de que es necesario invertir en tecnología verde, coches eléctricos, mejor transporte público, y por tanto crear un impacto con la ciudadanía.